1)      Mantener el pico y el capuchón de válvula siempre limpio y libre de residuos de comida. La suciedad y el taponamiento impide una cocción correcta y hace          que pueda abrirse la válvula de seguridad. Para ello limpiar con un cepillo, nunca con palillos o escarbadientes ya que pueden quebrarse en el interior.

2)      Para alimentos sólidos no llenar la olla más de ¾ partes de su capacidad, ya que puede obstruir la válvula.

3)      Para caldos, sopas y cereales no llenar la olla más de la mitad de su capacidad.

4)      Contar los minutos de cocción desde el primer escape fuerte. Luego bajar la llama.

5)      Asegurar que la comida no toque la tapa.

6)      No destapar la olla hasta que se haya eliminado la presión en su interior. Para ello, colocar la misma bajo el chorro de agua fría y levantar el capuchón.

7)      No guardar la olla tapada para evitar formación de olores.

8)      No desarmar la válvula de seguridad para la limpieza de la olla.